Tomar la decisión de dejar de alisar mi cabello no fue nada fácil. Había sido por muchos años perfeccionista en todos los aspectos y mi cabello no podía dejar de serlo. Solía llevar mi pelo lacio suelto, hidratado, brillante y tenía un flequillo que adoraba,…